No en parte alguna puede estar
la casa del inventor de sí mismo

El pejelagarto es un pez característico del Anáhuac, se le puede encontrar desde México hasta Nicaragua, es carnívoro y se alimenta de otros peces, pero su existencia está asociada con el mito de Cipactli, uno de los principales Dioses de Mesoamérica, creador del cielo y la tierra, los españoles le llamaron peje.

Y luego crearon los cielos e hicieron el agua y en ella criaron a un peje grande, que se dice Cipactli y de este peje hicieron la tierra, como se dirá… 
Teogonía e Historia de los Mexicanos
Siglo XVI

Según la mitología del centro de México, Cipactli era el único ser marino que existía en aquel entonces, una criatura marina monstruosa y espeluznante, mitad cocodrilo y mitad pez. Los huastecos tenían una idea similar, la criatura era Zipac, que algunos identifican con el pejelagarto o catán que abundaba en la región.

Hasta que Quetzalcóatl (según los Toltecas) y Tezcatlipoca (según los mexicas), ordenaron sacrificarlo para crear la tierra, el cielo y el tiempo, creando con un calendario sagrado, el Tonalpohualli, que en honor de la criatura constaba de 18 períodos de veinte días, 360 días en total, siendo el primer día dedicado a su nombre.

Cipactli estaba compuesta de 18 cuerpos, dividiéndola en dos (9 y 9), los dioses obtuvieron el cielo y la tierra, con dos árboles los separaron creando el lugar para el hombre, así pudo este vivir, por entre nueve cuerpos por arriba “los nueve que están sobre nosotros” (chicnauhtopa), y otros nueve abajo, “los nueve mundos de los muertos” chicnauhmictlan

El orden de los dias no esta hecho al azar, los días están ordenados de manera que van en ascenso en cuanto al avance que logramos sin querer, como resultado natural de la vida, entonces, el Cipactli es la representación más primitiva de la tierra, el origen y principio de todo y continúa cambiando hasta llegar al último día del Tonalpohualli, el Xochitl, lo mas excelso.

El Tonalpohualli  se registraba en los tonalamatl (libro de los días), especies de libros en piel de venado o papel de corteza a partir del cual un sacerdote Tonalpouhqui determinaba las influencias que ejercían cada día, comunicando los días fastos y nefastos del ciclo para realizar determinadas acciones. Estaba estaba compuesto de 20 grupos de 13 días, con la primera trecena comenzando en 1-lagarto y terminando en 13-carrizo, la segunda entre 1-jaguar y 13-muerte, y así sucesivamente.

El Tonalpohualli, no muestra nuestro andar por la vida, como las flores, primero fuimos semilla y todos alcanzaremos un esplendor máximo, para luego marchitar y repetir el ciclo nuevamente, empezando siempre de lo primitivo para alcanzar lo sublime.

FUENTE:
Pueblos Originarios