Tlaxcallan
Tenían adagios, proverbios y preguntas a manera de enigmas y adivinanzas muy compuestas

Desde Mayo de 1521 y una vez consumada la caída de México -Tenochtitlán por parte del Huey Altepetl de Tlaxcallan y sus aliados de Castilla, se fundó el último Imperio Indígena, la República de Tlaxcallan, un estado que gozaba de autogobierno y autonomía jurídica conforme a las leyes de la recién fundada Nueva España; los tlaxcaltecas a lo largo de trescientos años, ejercieron influencia de mar a mar, desde la costa Sur, hasta la Norte, y desde el Poniente hasta la costa Oriente, (la Península de Yucatán) cruzando las Higüeras del Totonacapan, hoy estado de Veracruz; su participación en la conquista de otros territorios, se extendió de Perú a las Islas Filipinas.

Nueva España se caracterizó por disfrutar de tres siglos en relativa paz, después de más de diez siglos de guerras entre las naciones mesoamericanas; el ejército novohispano nunca fue necesario, en parte por los pactos de pacificación entre la República de Tlaxcallan con sus súbditos, sin estos acuerdos, los españoles nunca hubieran podido gobernar su Virreinato, que fue por mucho tiempo, una entidad abstracta, incomprendida y desconocida para los indios; recordemos que la Conquista de todo el territorio mexicano, nunca se consumó, sino hasta inicios del Siglo XX y que la evangelización fue gradual, pero muchas de las creencias, usos y costumbres, persisten hasta nuestros días.

Los Tlaxcaltecas, a diferencia de los mexicas, tuvieron un Imperio que se basó en el comercio y las alianzas estratégicas, sirviendo de vínculo entre los españoles y las tribus nativas; La anhelada paz se había logrado gracias a la capacidad negociadora de los tlaxcaltecas; los aguerridos Chichimecas, por ejemplo no solo entregaron sus armas a la República, sino que las usaron para proteger la frontera norte de Tlaxcallan.

Otrora enemigos todos, se confederaron en torno a Tlaxcala, como el bastión indígena de Nueva España, la República de Tlaxcallan, que logró alianzas inauditas, por entre los Tepanecas, Culhuas, Aculhuaques y Tetzcucanos; lo mismo sucedió con los Huexotzincas, Cholultecas, Tepeaqueños, Quauhquecholtecas e Itzucanos, y con los de Quauhtlinchan, Totomihuacan, Chochos, Pinumes, Tecamachalcas, Quecholtecas y con los de Tecallimapan; de igual forma con los de Teohuacan y Cozcatecas de Cuzcatlan y Teotitlan; incluyendo las provincias de los Ulmecas y Zacuhtecas, Iztacas y Maxtilanecas, Tlatlauhquitepecas, Tetellacas y Zacatecas.

Los mexicas habían sometido por medio de la guerra, por el contrario, los tlaxcaltecas hicieron la paz con todas las provincias y naciones: «trataban y contrataban entre sí con toda amistad, habiendo asiento y conformidad universal, delimitaron pacíficamente sus límites de lo que cada provincia había de tener, para lo cual señalaban ríos, sierras y cordilleras de serranías, haciendo sus compartimientos según y de la manera que cada legión y capitanía lo merecía, o le había caído en suerte, poblando en las mejores partes que podían y según los méritos, deméritos o calidades de las personas

El Gobierno de la República de Tlaxcallan, era una monarquía parlamentaria, y no teocrática, (a diferencia de otras civilizaciones mesoamericanas e incluso europeas de su época), y es que los problemas, contingencias y asuntos de la República se discernían en un consejo de Diputados, conformado únicamente por ancianos. Los tlaxcaltecas aliados de los españoles establecieron una coalición que duró tres siglos; los virreyes españoles desembarcaron en Veracruz y antes de ir a la Ciudad de México, se desviaban por el camino de Puebla de los Ángeles, para llegar a Tlaxcala, donde la Corte Novohispana era recibida en fastuosa ceremonia, con excelsas ofrendas y banderas rojas, donde los danzantes, las trompetas y tambores, daban la bienvenida al Co-Gobernante de Nueva España.

FUENTE:
HISTORIA DE TLAXCALA. Diego Muñoz Camargo. 1871

RECIBA GRATIS LAS ACTUALIZACIONES DE FLASHCARDS DE HISTORIA