jua

Después de que confiscara los bienes de la iglesia, el presidente Juárez recibió una carta del Papa Pio IX comunicándole su excomunión y con la carta en la mano, llamó al ministro de Guerra y le dijo:

– Vaya Usted a Veracruz, ordena que orienten el cañón más grande al Vaticano y lo dispara!!!!!
– Pero Señor, no va alcanzar…..
– Pues así me va alcanzar a mí la excomunión!!!!

El joven Benito Juárez con el deseo de superarse huye a Oaxaca para convertirse en cura, ahí conoce a Antonio Salanueva, sacerdote franciscano español, quien lo adoptó como aprendiz de encuadernador y quien sin conocerle, le dio hospedaje, alimentación y educación, sin embargo siempre estuvo acomplejado por ser indígena y en sus memorias describe haber sufrido “tratos discriminatorios” por parte de miembros de la Iglesia, lo cual le hace guardar un profundo rencor que cargará toda su vida.

La lucha contra la Iglesia, el Cristianismo y la Religion Catolica fue una venganza personal derivada de un odio inconsciente y una profunda ingratitud a la Institución que lo mantuvo mucho tiempo, pues estuvo a punto de ser consagrado cura y abandonó el Seminario para estudiar leyes, debido a su disgusto y poco interés hacia la teología y las cuestiones clericales, fue reprimido varias veces por sus maestros y se victimizaba por su carácter de zapoteco.

Después ingresa al Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca para estudiar Derecho donde es introducido a la masonería y es esta la excusa perfecta para limpiar su consciencia y comenzar una cruzada personal contra la Iglesia defendiéndose en un liberalismo contra lo que consideraba “privilegios eclesiásticos”.

Siendo presidente promulgó la Ley Juárez con la que buscaba al fin vengarse de la Iglesia y demostrar su poder, sus acciones sin embargo desmoronaron los servicios agropecuarios, sociales y financieros que existían desde el Virreinato, con la confiscación de los bienes de la Iglesia se tenía la excusa de que beneficiaría al pueblo, sin embargo los activos fueron rematados a particulares.

Benito Juarez desmanteló la principal institución crediticia de México, que era uno de los motores de la economía y que además prestaba servicio social al pueblo bajo el principio de la ayuda al prójimo, esto orilló a que se cerraran: Escuelas, Institutos, Asilos y Hospitales, los bienes del clero fueron rematados en bicocas a muchos de sus allegados, como ejemplo el Hospital del Espíritu Santo fue convertido en vecindad y cantina y el Hospital de San Lázaro en rastro de cerdos.

La desamortización de la Iglesia como institución financiera creó una crisis económica de especuladores internacionales y agiotistas que orillo al endeudamiento del gobierno mexicano y la ya conocida suspensión de pagos, que habría de originar una nueva invasión por su culpa.

Las practicas anti-religiosas distan mucho de sus discursos, donde se enaltecia la moral como el centro de su discurso politico, gran ambivalencia eran sus palabras, pues buscaban predicar con lo que él llamaba su politica religiosa, producto de su aprendizaje en el medio eclesiastico. Es menester desenmascarar a Juárez a las luces de la historia, a continuacion se expone un ejemplo de su embuste:

Debemos proteger al hombre, librandolo de los tributos que lo agobian y que menoscaban el sustento de sus hijos: debemos remover todos los obstáculos, que impiden el libre ejercicio de sus derechos, debemos premiar la virtud y el merecimiento donde quiera que se encuentre y despreciar a aquellos hombres, que careciendo de méritos personales, intentan asaltar los puestos públicos, por la adulación, por la bajeza, por la vil superchería y por la infamia, debemos respetar al ministro del santuario, que PREDICA la moral pura del evangelio y que HERMANANDO con la política, cual otro Hidalgo, siembra en nuestra juventud, las semillas del patriotismo, de la libertad y de las demás virtudes, debemos tributar nuestro reconocimiento al militar que se ha cubierto de honrosas heridas, peleando por la libertad, debemos proteger la ilustración de todas las clases, teniendo presente que sólo los tiranos gobiernan en las tinieblas y los que viven del abuso de los ignorantes, son los que temen el progreso de las luces.

Benito Juárez