Da_Vinci_Vitruve_Luc_Viatour

La visión del indio fue erradicada por completo por el concepto que los europeos tuvieron de ellos, la negación de sí mismos, de su cultura dio origen al complejo, la inferioridad, el racismo y la superposición de la visión europea del mundo como «la historia» siendo tan solo «la percepción» y «la negación». Los conceptos de belleza, moral, ética, prudencia, valores e ideales europeos, determinan todo lo que es aceptable hoy en dia.

La Edad Media es una etapa que involucra a tres países, Inglaterra, Francia y Alemania, ni siquiera España es incluida al ser la edad de oro del Califato de Córdoba. La colonización de los europeos por el mundo así como la expansión de su cultura, hace creer al mundo que, al igual que su religion, su historia es la única y su visión la correcta.

El descubrimiento y colonizacion de America, el llamado «Nuevo Mundo», fueron incorporados a una concepción eurocéntrica de la Historia, descrita como parte de un proceso épico del Renacimiento europeo, llegando a fusionar ambas historias completamente para 1650 con la colonización de Norte America por parte de los ingleses.

América fue para Europa una fuente de abastecimiento de productos y materias primas para una sociedad que les demandaba al aumentar su poder adquisitivo; el siglo de oro español cuya riqueza cultura solo puede explicarse por la gran riqueza material de las remesas provenientes del «Nuevo Mundo».

La descripción que tenemos hoy en día del pasado en América se debe a la percepción de nuestro interlocutor con su presente, de tal manera que cuando Colón llegó al caribe, encontró hombres desnudos que vivían de lo que les proporciona la naturaleza; hombres que tenían reyes y peleaban entre sí con palos y flechas; hombres que rivalizaban por el poder y se casaban.

Aunque la naturaleza exacta de estas personas les eran desconocidas, los europeos sabían perfectamente que trataban con seres humanos, y aunque en un principio se les describiría con seres sin alma, pero el temor de un motín, después del genocidio inaudito, les condono el derecho a la vida y la libertad de servirles, gracias a una pandemia y al filo de su espada.

Cristobal Colon vislumbraba que «aquellas tierras extrañas, debían tener la forma de la nuestra», este precepto fue el preámbulo del espejo español, el concepto central del Cuerpo del Rey en la traza de villas decretado por Felipe II; estas ideas hicieron poco probable que hubiese una indebida precipitación en aceptar la realidad del «Nuevo Mundo», pues la cristiandad bajomedieval con sus grandes problemas, estaba demasiado preocupada en si misma, como para prestar atención a un fenómeno localizado en la periferia de sus intereses.

Una sociedad que está en movimiento y presenta síntomas de insatisfacción es más susceptible de absorber nuevas impresiones y experiencias, que una sociedad estática, satisfecha de sí misma y segura de su propia superioridad.

La conquista del sur de China por la Dinastía Tang es similar a la conquista de América por España, los chinos como los españoles, observaban y escribían arduamente sus observaciones, sin embargo eran prisioneros de su propia percepción del mundo, eran pues prisioneros de su léxico ecológico, la tendencia a pensar en clichés es el común denominador de las descripciones de los cronistas.

Sin embargo la Europa Renacentista se muestra más consciente en asimilar el mundo de América que la Europa Medieval a la experiencia del mundo islámico, y aunque hay sincretismos y semejanzas, también es cierto que las formas fueron similares, tal es el caso de la torre de la Giralda en Sevilla y el Santuario de la Virgen de los Remedios en Cholula, Mexico.

Humboldt decia que «ver no es observar, sino comparar y clasificar«, de tal modo que el análisis de los cronistas europeos del «Nuevo Mundo», dependera forzosamente de la clase de europeo que se trate y su punto de vista, se verá afectado por su formación y sus propios intereses profesionales.

El paisaje americano era un telón de fondo ante el cual las extrañas y fascinantes gentes del «Nuevo Mundo» estuviesen obedientemente agrupadas, esperando ser clasificadas y descritas, la realidad que nos muestran esta determinada por la tradición, la experiencia y la curiosidad, aunque mayormente era una crónica de sus acaecimientos.

Durante el Renacimiento se supuso la veneración por la antigüedad y la superioridad de la autoridad central, que adquirió fuerzas frente a la experiencia. Hernán Cortés en sus cartas de relación, idolatra a Carlos V y describe sus  hazañas  como las de Amadís y Julio Cesar; Bernal Diaz del Castillo relata la conquista de Mexico a traves del prisma de los romances de caballería; Verrazano describe a los indios de Rhode Island como hombres gentiles y nobles, como los de las estatuas clásicas, pero realmente eran asi? o era tan solo la ilusión de un renacentista enamorado de la edad de oro de la antigüedad?.

Extistia entre los renacentistas, la tentación casi irresistible de contemplar las tierras recién descubiertas con el espejismo de las islas encantadas de la fantasía medieval, descritas en los libros de caballería, lo desconocido debía relacionarse con lo fantástico y lo monstruoso.

Las alusiones con el Paraíso y la Edad de Oro, estuvieron presentes desde el primer momento, así como la necesidad de crear «Nuevo Mundo», el comienzo de la utopía renacentista había comenzado, sin embargo los europeos que pasaron mucho tiempo en América, fueron dándose cuenta cada vez más de la enorme diferencia existente entre la imagen y la realidad.

El «Nuevo Mundo», la «Jerusalen Celeste», la «Utopía», surgieron como respuesta de los renacentistas ante los agravios e insatisfacciones del medievo, siendo en realidad un sueño europeo que tenía poco que ver con la realidad americana, a medida que esta realidad fue extendiéndose, el sueño comenzó a marchitarse.