mexico

A relation of the commodities of Nova Hispannia and the manners of the inhabitants written by Henry Hawks
1572

Los mexicanos son gentes muy simples y grandes cobardes, son gentes carentes de valor y las mujeres son grandes brujas. Hablan con el demonio y le ofrecen sacrificios y ofrendas. Sin embargo, estos bárbaros poseen de una finura excelente, en el manejo de las plumas y son grandes artistas pues son capaces de elaborar figuras de proporciones humanas.

Los mexicanos son de buena estatura, color bronceado, nariz aplanada y les gusta mucho beber el vino de los españoles y uno que preparan con las raíces del maguey y otras cosas, le llaman pulco. Muy pronto se embriagan y la bestialidad les invade, perdiendo toda cordura y bondad; en su embriaguez practican la sodomía y tienen pasatiempos y placeres con sus madres e hijas. Les encanta el vino y no sería suficiente todo el vino de España y Francia para satisfacerlos.

A los mexicanos no les importa nada, viven el dia a dia y solo se preocupan por comer y cazan su comida con arcos de madera de cerezo y flechas de piedra; cazan venados, patos, gansos, aves y serpientes. Viven muchos años y tienen poco pelo en el rostro, mas no así en el cuerpo.

Los mexicanos son muy pobres, las mujeres caminan diariamente dos o tres leguas cargando a sus niños en el cuello y en los brazos llevan frutas, raices, algodón y cadiz de colores para acudir a las ferias o mercados.

Si deseas viajar por Nueva España, puedes contratar por un real de plata a un indio para que te guíe y cargue tu cama en su espalda, durante todo el trayecto, sin embargo no debéis llevar grandes pertenencias pues son grandes ladrones y embusteros y siempre te robaran, por lo que no debes recompensarlo de antemano.

Los mexicanos caciques, se visten con ropas finas, las mujeres llevan vestidos largos y anchos de algodon bordados con bordados de flores, se enredan el pelo con un lazo y llevan una manta larga de algodón que les llega a los tobillos, los hombres llevan pantalones anchos de algodón y una camisa grande con bordados de flores y ambos llevan sandalias.

Las casas de los caciques, están hechas de piedras finamente unidas y tan finamente cortadas, que no puedes distinguir las uniones entre ellas, estas son muy pequeñas como piedra pómez y las puertas son muy pequeñas para que entre solo uno a la vez, las ventanas son pequeñas y tienen un cuarto para los amigos. Están maravillosamente limpias y repletas de imágenes, tienen sillas para visitas, pero comen y duermen en el piso.