CPN_Rosalila_01

Siento una fascinación muy grande al ver las etapas arquitectónicas en todas partes, en las piramides, en los conventos, ver los templos sepultados y sobre estos remanentes de otros templos, son huellas de hombres, el 13 Acatl entrelazado en piedra como ceremonial de un nuevo ciclo; los gruesos muros de los conventos españoles en América, decorados con pinturas, las celdas, bibliotecas, salas capitulares y huertos con árboles frutales, son una proyección maravillosa del paso del tiempo.

Entre todos los seres que pueblan la faz de la tierra, el hombre es el unico a quien es dado recoger la herencia de sus antepasados. Las obras maravillosas del instinto no han pasado alteracion en su transito a traves de los siglos y al dia siguiente de su creacion, fueron construidas tan perfectas, como se presentan hoy a nuestros ojos admirados.

Las generaciones de hombres han ido transmitiendo como un legado precioso todos los adelantos conseguidos en la época, la generación nueva, recibe el aliento de la generación que se va, se inspira con el y continua su camino. Los edificios que una generación no pudo terminar, lo concluyen los que le suceden.

Las ideas que comenzaron a fecundar entre los hombres de ayer, los hombres de hoy fecundaron y acaso conseguirán llevarla hasta su último desarrollo, cada idea tiene su genealogía, su oriente en que parece una luz indecisa y poco perceptible, su zenit con el que alumbra y vivifica toda la tierra.

Cada época de la humanidad, encierra una síntesis de todas las que le han precedido, si despojas a los hombres de su historia, su pasado, los anularas completamente, es por eso que los estudios históricos son fundamentales para comprender de dónde venimos y vislumbrar el horizonte de nuestro transcurso momentáneo en esta vida.

Todo es vanidad, qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol?, generaciones se van y otras vienen, mas la tierra es siempre la misma, sale el sol, se pone el sol y se apresura a volver a su lugar de donde vuelve a nacer.

 El viento tira hacia el sur, y rodea al norte; va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo; los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo; todas las cosas son fatigosas más de lo que el hombre puede expresar; nunca se sacia el ojo de ver, ni el oído de oír.

Qué es lo que fue? Lo mismo que será, qué es lo que ha sido hecho? lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol, hay algo de que se puede decir: He aquí esto es nuevo? ya fue en los siglos que nos han precedido; no hay memoria de lo que precedió, ni tampoco de lo que sucederá habrá memoria en los que serán después, por eso debes estudiar Historia.

Se acerca el fin de una década y otro ciclo está por comenzar, estas preparado?