gracias

Hoy en día, el Día de Acción de Gracias conmemora en los Estados Unidos la primera cosecha de los peregrinos ingleses en Norteamérica. Para celebrar los frutos de su nuevo hogar, los peregrinos invitaron a algunos indios para compartir la cena, entablando así también la hermandad entre los dos pueblos.

La version espanola, sugiere que el primer asentamiento europeo en Norteamérica en San Agustín de Florida, había sido fundado por Pedro Menéndez de Avilés 56 años antes Solo un mes después de la fundación de San Agustín, Pedro Menéndez de Avilés celebró una comida a lo que se conmemora por Acción de Gracias en honor a sus aliados saturiwas.

El menú probablemente incluyó pavo, venado y guiso de cerdo salado. Además, europeos y nativos asistieron después a una solemne misa celebrada por cuatro obispos españoles. La colonia de Plymouth ni siquiera era la primera fundada por ingleses en el norte del continente

A finales de siglo, en 1598, el explorador español Juan de Oñate organizó una gran celebración en las orillas del Río Grande, también con miembros de tribus nativas, después de liderar a los colonos en una ardua caminata de 563 kilómetros por el desierto mexicano. Un episodio histórico muy parecido al organizado 23 años después, en 1621, por los 50 colonos ingleses llamados «pilgrims» (peregrinos), que compartieron su comida con sus vecinos, los amigables indios Wampanoag.

En ambos casos se trataron de encuentros entre civilizaciones muy distintas con el objeto de agradecer a Dios que seguían vivos a pesar de su lucha desigual contra los elementos.

Los primeros intercambios entre los pueblos indios de Norteamérica con los europeos.

La versión inglesa sugiere que en 1614, cuando los peregrinos ingleses partieron hacia Inglaterra para vender indios norteamericanos como esclavos, dejaron tras de sí viruela, que causó la muerte de casi toda la población de aquellos indios que habían logrado escapar, con la ayuda de un solo indio, Tisquantum, quien hablaba inglés porque había sido un esclavo en Inglaterra, los peregrinos aprendieron a cosechar y pescar.

Tisquantum negoció un tratado de paz entre su tribu y los peregrinos, por lo que al final del primer año esta tribu y los peregrinos celebraron juntos las cosechas con un gran festín. La historia lamentablemente, no termina ahí: cuando los puritanos ingleses se enteraron del fértil paraíso del otro lado del mar, decidieron también establecerse ahí y fue con su llegada que comenzó la masacre cuando las matanzas se masificaron, una cena de acción de gracias se llevaba a cabo después de cada una de ellas.

Eventualmente George Washington declaró que se debía asignar un solo día para celebrar todas las masacres y, un tiempo después, durante la Guerra Civil de Estados Unidos, Abraham Lincoln decretó que este día, que celebra todas las masacres llevadas a cabo por los puritanos, sería un día feriado nacional.