arma

Agradecimiento al Historiador Luis Armando Alarcón.

Las armas del ejército mexica eran terriblemente mortíferas, debido principalmente al entrenamiento de quienes las usaban, pues este comenzaba desde la infancia. La expansión del Imperio Mexica se explica por la capacidad y pericia en las estrategias de guerra así como en lo certero ataque que consistía en  lanzar piedras, dardos o flechas a velocidades y distancia superiores a los de una bala moderna; las armas eran tan letales que podrían atravesar armaduras y cuerpos de hombres de un solo golpe; en el combate cuerpo a cuerpo las espadas mexicas disparaban piedras de obsidiana, que cual lanceta se incrustaban en los tejidos del enemigo, pudiendo cortar cabezas de caballos de un tasajo.

EL ARTE DE LA GUERRA
La insignia del ejército mexica era la de un águila arrojándose a un tigre; se usaban estandartes en la guerra y música militar, los estandartes eran semejantes al signum de los romanos, estaban en astas de 8 a 10 pies de largo, sobre las cuales se ponían las armas o la insignia del estado hecha de oro, plumas o jade.

Los soldados llevaban el asta del estandarte atada a la espalda tan firmemente, que era imposible apoderarse de ella, sin hacer pedazos a quien la portaba.
Cuando el ejército avanzaba sonaba una música muy aguda proveniente de tamboriles, cornetas y caracoles. La guerra se declaraba en un Consejo, siendo por lo común la rebelión de alguna ciudad o provincia, por la muerte de un ciudadano o mercader mexica, acolhua o tepaneca, o por un insulto a los embajadores.

Cuando los ciudadanos mexicas llegaban a cierta edad, les enseñaban el uso de las armas y si los padres eran militares, los conducían a la guerra; los mexicas se instruyeron pronto en el arte militar, acostumbrandose a los peligros y perdiendo el miedo a la muerte.

Las armas defensivas de los mexicas eran la flecha, la honda, la maza, la pica, la espada y el dardo. Los soldados del ejército mexica, iban armados rigurosamente con espada, arco, flechas, dardos y honda. El concepto mexica de la guerra no era propiamente el matar en el campo de batalla, sino capturar para sacrificar.

Entre el ejército había hombres cuya tarea específica era recoger a los heridos y llevarlos hacia donde se resguardaban los cirujanos así como también se ocupaban de ocultar a los muertos de la vista de los adversarios para que estos no contemplaran avance alguno en sus ataques. A pesar de que la formación debía sostenerse a toda costa, en caso de ser necesario, los soldados mexicas estaban altamente entrenados para defenderse en combate singular, lo cual está implícito en uno de los pasajes del Conquistador anónimo.1

mexicans

ARCO Y FLECHAS
El arco era de una madera elástica y difícil de romper, la cuerda era de nervios de animales y de pelo de ciervo hilado, había arcos tan grandes que la cuerda tenia 5 pies de largo. Las flechas eran varas duras armadas de hueso afilado o de una espina gruesa de pez y de puntas de pedernal o itztli. Los mexicas eran muy hábiles en el manejo de esta arma, pues desde la niñez eran entrenados para su uso rutinario en la caza y el ejército, los ninos mexicas estaban estimulados por los premios que les daban sus padres y maestros cuando alcanzaban cierta destreza. Los tehuacanenses eran famosos por su destreza en tirar tres o cuatro flechas al mismo tiempo.
Los mexicas nunca usaron flechas envenenadas, porque deseaban capturar vivos a los prisioneros para sacrificarlos.

LA ESPADA O MACUAHUITL
Era un arma capaz de infligir terribles lesiones por combinar las láminas afiladas de la obsidiana con el corte irregular de un arma de sierra y equivalía a la espada del viejo continente; era una especie de bastón de tres pies y medio de largo y de cuatro dedos de ancho, armado por las dos partes con pedazos de obsidiana o itztli fijos en el baston y tenazmente pegados a el con goma laca, los pedazos afilados tenían tres dedos de largo, uno o dos de ancho y el grueso de las espadas españolas.
Eran tan cortantes que según el testimonio de P. Acosta, se vio que con el uso de estas armas cortar la cabeza de un caballo de un solo golpe.

La principal ventaja de esta arma era que las piedras se incrustaban cual lanceta a una velocidad duplicada a la aplicación de la fuerza, pero esta era también su principal desventaja, pues solo el primer golpe era terrible, porque las piedras se dañaban muy pronto. Los mexicas llevaba esta arma atada al brazo con una cuerda para que no se escapara al dar los golpes

PICAS
Tenían en vez de hierro una gran punta de piedra o de cobre. Los chinantecas o algunos pueblos del Chiapan usaban picas tan desmesuradas que tenían 10 y 8 pies de largo, siendo estas usadas por Hernán Cortés en su afrenta con Panfilo de Narvaez.

TIRADOR DE LANZAS
Conocido como atlatl, era una herramienta que sostenía proyectiles (como dardos y lanzas) y contenía una base en la que almacenaba energía y la utilizaba para imprimir gran velocidad al momento de lanzarlos. Podría imprimir velocidades al dardo de 100 km/hr y alcanzar distancias superiores a los 100 metros, mayor que una bala moderna
Los mexicas preferían el atlatl como un arma de guerra, estas eran las únicas armas a las que Cortes  temían por su capacidad de perforar sus armaduras.

DARDOS Y HONDAS 
El tlacochtli era de otatli o de otra madera fuerte con la punta endurecida al fuego o armada de cobre de itztli o de hueso y muchas tenían tres puntas para hacer varias heridas a la vez. Lanzaban los dardos con una cuerda, estos eran el terror de los españoles, el arma que mas temian, porque eran tan diestros y solían arrojarla con tanta fuerza, que atravesaba armaduras y cuerpos de hombres.

LANZAS
La tepoztopilli, un arma de asta cuya cabeza podía estar hecha enteramente de obsidiana (itztopilli) las cuales eran tenían una braza de cuchilla filosa y de madera con navajillas de obsidiana incrustadas o raramente de bronce.1

MAZAS
Las quauhololli, estaban hechas en madera de encino, la cabeza de estas armas podría estar tallada en la misma madera de la empuñadura o elaboradas en piedra, en las cabezas de las mazas se ponían muchas púas de cobre bien agudas.1

ESCUDOS
Se llamaban Chimalli, eran de diversas formas aunque generalmente redondos y estaban hechos de otlali o canas sólidas sujetas con gruesos hilos de algodón y cubiertas de plumas; los de los nobles tenían hojas delgadas de oro; otros eran de conchas grandes de tortugas guarnecidos de cobre, plata u oro. Los escudos estaban decorados según el grado militar, unos eran de tamano regular, otros cubrían todo el cuerpo; los ponían bajo el brazo y servían también de paraguas.

ARMADURAS
Se llamaban Ichcahuepilli, eran unas corazas de algodón de uno a dos dedos de grueso, que resistian las flechas, esta coraza solo cubría el tronco del cuerpo, encima se ponían otra armadura que cubría los muslos y la mitad de los brazos; los señores solían llevar una sobrevesta de plumas sobre una coraza de oro y plata dorada; dichos metales otorgaban flexibilidad al movimiento y resistian las flechas, dardos y espadazos.
Cuando la armadura estaba atada por la espalda ofrecia una mejor protección al pecho del portador pues no había una abertura expuesta por donde pudiera entrar una lanza o dardo, sin embargo, para portarla de esta forma se requería de un asistente que la atara, así pues, una posible respuesta a los ichcahuipilli atados por el frente es que el portador no haya dispuesto en ese momento de un asistente y la inmediatez de la batalla lo condicionara a usarlo con la atadura por el frente. 1

CASCOS
Era de madera tallada a manera de tigre o serpiente con la boca abierta y enseñando los dientes para inspirar miedo al contrario. Todos los nobles y oficiales se adornaban la cabeza con hermosos penachos, procurando dar mayor realce a su estatura.

CAPAS
En escenarios donde el guerrero no dispone de armas, se usaba la tilma a manera de escudo que iba enrollada o anudada al brazo para bloquear los golpes del adversario.1

UNIFORMES DE PINTURA
Los soldados simples de primera línea, iban desnudos sin más que con un taparrabos y se pintaban de diversos colores el cuerpo, representando su función y rango.

OBSIDIANA
Se trabajaba desde su estado de núcleo hasta lograr el objeto deseado, y tenían producción en cadena era un oficio muy especializado. Los talleres estaban en los calpullis o barrios, y debían pagar tributo al Estado que controlaba la distribución de los objetos elaborados y el suministro de la materia prima.
La clasificaban según sus características: blanca, gris y transparente; obsidiana de los maestros, otoltecaiztli; verde azul con visos dorados; itzcuinnitztli, obsidiana jaspeada; obsidiana meca, café-rojiza empleada para puntas de proyectil; obsidiana común, negra y opaca, para hacer raspadores y objetos bifaciales; obsidiana negra, brillante, transparente y translúcida.

CUCHILLOS
Conocidos como Itztli, estaba hecho de obsidiana con dos caras cortantes y formaban parte de los atributos del dios negro Tezcatlipoca, que reinaba sobre región norte de Mictlan.
El Técpatl era un cuchillo de pedernal hecho de obsidiana con doble filo, extremos alargados, terminando ambos en punta redondeada o bien uno en punta y el otro achatado. La mitad superior era roja y el resto de color blanco, indicando que es pedernal.  Los cuchillos eran tradicionalmente usados en los sacrificios humanos, pero también, era el arma de corto alcance de los guerreros jaguar, a pesar de que sólo pudo haber tenido un uso limitado contra sus enemigos en el campo de batalla, los bordes afilados lo convirtieron en un arma eficaz.

FUENTE:
Francisco J. Clavijero. Historia Antigua de México.
1. Luis Armando Alarcon. Aproximaciones al combate nahua prehispánico a partir del análisis y la pictografía indígena y novohispana.