lloro

La historia de la llorona fue documentada por fray Bernardino de Sahagún y también se hace referencia en la Historia de Tlaxcala. Está asociada aL sexto presagio de los que se cree sucedieron antes de la llegada de los españoles.

OH HIJOS MIOS, DEL TODO NOS VAMOS YA A PERDER
OH HIJOS MÍOS A DÓNDE LOS PODRE LLEVAR A ESCONDER

Cihuacóatl o Tonantzin era una deidad mexica, la cual tenía cuerpo de serpiente y cabeza de mujer.

Cihuacóatl quiere decir “mujer serpiente” y Tonantzin significa “nuestra madre” y era su representación humana; que estaba vestida toda de blanco y se enrollaba los cabellos de una manera que parecían como unos cornezuelos cruzados sobre la frente. Decían los mexicas que por las noches vociferaba y bramaba en el aire, tenía voz de mujer y andaba dando grandes gritos:

HIJITOS MÍOS.. TENEMOOS QUE IRNOS LEEJOOS
Y también relatan otros que la escuchaban decir:
HIJITOS MÍOS… A DOONDE LOS LLEVAREE

Se decía también que Tonantzin dejaba una cuna en el mercado abandonaba y cuando las mujeres iban a ver qué había dentro de la cuna, sólo encontraban un cuchillo de pedernal para sacrificios y era su manera de pedirlos.

Era bien sabido que en el mundo prehispánico Moctezuma la escuchó llorar y andaba tan pesaroso por los presagios recibidos sobre el fin de su mandato, que pidió que le informaran a los súbditos que tenían por costumbre andar de noche que si se topaban con aquella mujer que andaba de noche llorando y gimiendo, que le preguntasen qué es lo que llora y gime.

Lloraba por sus hijos.