El 10 de abril de 1606, el Rey Jacobo I de Inglaterra emitió una cédula para la Compañía de Virginia, que comprendía la Compañía de Londres y la Compañía de Plymouth. En 1620, los peregrinos llegaron al Mayflower y establecieron la colonia Plymouth en Massachusetts, comenzando la historia de Nueva Inglaterra.

En 1616, el explorador inglés John Smith nombró a la región Nueva Inglaterra, pero este nombre fue sancionado oficialmente el 3 de noviembre de 1620 , cuando la carta constitucional de la Compañía de Virginia de Plymouth fue reemplazada por una carta real para el Consejo de Plymouth para Nueva Inglaterra, una sociedad anónima establecida para colonizar y gobernar la región.

Antes de embarcarse hacia Nueva Inglaterra, los peregrinos debían firmar el Pacto de Mayflower que fue el primer documento de gobierno y establecia que la colonia tenia reglas de comportamiento y quienes no siguieran los mandamientos del Rey y de Dios serian castigados severamente.

La colonia de la Bahía de Massachusetts llegó a dominar el área y se estableció por carta real en 1630 para que la fundación de su puerto principal, al que llamaron Boston. Ese mismo año zarpó el Arbella con  una gran visión, debían ser un ejemplo para el resto del mundo.

El futuro gobernador John Winthrop declaró su propósito con bastante claridad:

«Fundaremos la ciudad de Dios sobre una colina y los ojos de todos estarán sobre nosotros»

El Arbella fue uno de los once barcos que transportaron a más de mil puritanos a Massachusetts ese año. Fue la aventura original más grande que se haya intentado en el Nuevo Mundo inglés. Se determinó que los pasajeros eran un faro para el resto de Europa, «un modelo de caridad cristiana«, en palabras del gobernador.

La Doctrina puritana establece la siguiente pragmática:
DESTINO. Esta doctrina sostiene que Dios es todopoderoso y omnisciente; por lo tanto, el destino de cada alma individual es conocido por Dios al nacer. Nada que un individuo pueda hacer o decir podría cambiar su destino final.
CONVERSIÓNLos puritanos creían que eran los elegidos por Dios para ser salvos, los elegidos que se convirtieron en este proceso, Dios les revelaría su gracia, y la persona sabría que es salvo de pecado y del juicio final.
SERVICIOSolo los elegidos podrían servir como miembros de la Iglesia, si una persona era verdaderamente salva, solo sería capaz de comportarse con el respaldo de Dios. Estos «santos vivos» servirían de ejemplo al resto del mundo, se examinaba cuidadosamente a quienes afirmaba ser conversos.

Se estableció una legislatura en Nueva Inglaterra, teniendo eco del deseo de autogobierno ya visto en otras colonias inglesas y aunque a los ministros se les prohibió ocupar cargos políticos, el clero tomó muchas de las decisiones más importantes. En 1636, se fundó la Universidad de Harvard con el propósito de capacitar a los ministros puritanos.

A fines de la década de 1630, como parte de una gran migración de puritanos fuera de Inglaterra, casi 14,000 colonos puritanos más llegaron a Massachusetts, y la colonia comenzó a extenderse. En 1691, la colonia de Plymouth, aún sin una carta, fue absorbida por su floreciente vecino del oeste. La vida de Nueva Inglaterra parecía estar llena de oportunidades.

La colonia necesitaba más que una iglesia ferviente para sobrevivir. Muchos disidentes, hombres y mujeres cristianos que no se convirtieron, también vivían dentro de las filas de la Bahía de Massachusetts. Ciudades como Marblehead fueron fundadas por colonos no puritanos. Los puritanos lo permitieron por el bien del comercio.

La esperanza de vida de sus ciudadanos aumentó en comparación con la vieja Inglaterra, y era mayor que la de las colonias del sur. Los niños nacieron casi al doble de la tasa en Maryland y Virginia. Las tasas de alfabetización también fueron muy altas. La ley de Massachusetts requería una escuela con impuestos para que cada comunidad fuera educada, los puritanos querían que sus hijos estudiaran también la Biblia

Las mujeres no participaron en las reuniones de la ciudad y fueron excluidas de la toma de decisiones en la iglesia. Los ministros predican que el alma tenía dos partes, la mitad masculina inmortal y la mitad femenina mortal. Se creía que las mujeres que estaban embarazadas de un niño varón tenían una tez rosada y que las mujeres que llevaban a una niña estaban pálidas.

La asistencia a la iglesia era obligatoria. Aquellos que faltaban a la iglesia regularmente estaban sujetos a una multa. El sermón se convirtió en un medio para abordar los problemas o inquietudes de la ciudad. La iglesia se tomaba muy en serio, era patrullada por un hombre que sostenía un poste largo con plumas para hacerle cosquillas en la barbilla a los viejos que se quedaron dormidos y en el otro había una perilla de madera dura para alertar a los niños que se reían o dormían.

Los puritanos creían que estaban haciendo la obra de Dios. Por lo tanto, había poco espacio para el compromiso. Se infligió un duro castigo a aquellos que fueron vistos como extraviados de la obra de Dios, los infractores eran ahorcados en la plaza publica del centro de Boston.

Los puritanos no sentían remordimiento por castigar, creían en los métodos del Antiguo Testamento. Los adúlteros podrían haberse visto obligados a usar una letra escarlata «A» si tenían suerte, aunque a menudo eran  ejecutados o azotados públicamente mientras los espectadores les escupían o se reían de ellos.

Los puritanos mayoritariamente vestían de negro, la regla fundamental de la utopía de Nueva Inglaterra era seguir la ley de Dios, una nueva sociedad estableció leyes para sus colonos desde antes de zarpar e infringir castigos severos a quienes atentaron contra la moral y buenas costumbres, pero también se fomento el comercio y la economía, ambas ideologías serían la base fundacional de lo que mas tarde seria los Estados Unidos.