Las tribus originarias del Norte de California son los Miwok que se asentaron en la cuenca del Río Petaluma, se alimentaban de pescado y hacían sus viviendas y barcazas con los maderos flexibles que llevaba el río.

Los españoles se asentaron en la Misión de San Francisco de Asís en 1776, San Jose en 1797, San Rafael en 1817 y San Francisco de Solano en 1823, dichas misiones transformaron la vida de los Miwok, quienes fueron llevados a las villas como trabajadores y artesanos.

El México independiente comenzó a secularizar las misiones españolas en iglesias parroquiales y las misiones fueron vendidas a concesionarios de tierras. En 1814 el Gobernador de Alta California José Figueroa ordenó al teniente Mariano Guadalupe Vallejo, comandante del Presidio de San Francisco secularizar la misión de San Francisco Solano y fundar el pueblo de Sonoma.

México incrementó su presencia en el Norte de California para contrarrestar el avance de la ocupación rusas en el Fuerte Ross, que no hace mucho tiempo incitó al gobierno virreinal novohispano a enviar misioneros jesuitas a la desierta California.

Vallejo fue ascendido como Comandante General y se le otorgaron 44,000 acres de tierra, fundando el Rancho de Petaluma, eligiendo para ello un sitio junto a una loma por donde corría un arroyo, la tierra era buena así como el clima.

En Abril de 1836 Vallejo comenzó la construcción de su residencia, hecha completamente de adobe, el diseño original era un cuadrángulo con un jardín interior. La casona albergaba las habitaciones de su familia y de los administradores del Rancho.

El General Vallejo fundó un fuerte autosustentable con los productos de su rancho, el trueque con pieles de vaca era la principal fuente de ingresos, estas fueron incluso por un tiempo moneda de cambio, y se les llamo los «billetes de California«.

Los Rancheros comerciaban con pieles y sebo de vaca a cambio de productos mexicanos no disponibles en la región, cientos de nativos trabajaban en el rancho bajo las órdenes de Vallejo. El Rancho poseía granero  y herrería para la fabricación de herramientas y aditamentos militares.

La Revuelta de la Bandera del Oso, termino con la buena bonanza que había acompañado a Vallejo, una sublevación llevada a cabo por los colonos californianos de origen estadounidense el 14 de Junio de 1846 en contra de la autoridad mexicana en la región, el Comandante Vallejo fue hecho prisionero y llevado al Cuartel de John Sutter en Sacramento. John Fremont y su ejército tomaron el rancho, en nombre de los Estados Unidos. 

A lo largo de su vida, Mariano Vallejo fue adquiriendo una gran cantidad de tierras, convirtiéndose en el mayor productor vinícola de California, centrado sobre todo en el Valle de Napa. Vallejo que se vio beneficiado  con la secularización y venta de las misiones mexicanas en California, padeciendo malaria en Sacramento, fue liberado cuando juró lealtad a los Estados Unidos a riesgo de ser fusilado.

Epifania, hija de Vallejo, se casó con el general John Frisbie, quien poco después sería enviado a México por el gobierno de Estados Unidos para establecer buenas relaciones y dar reconocimiento al gobierno de Porfirio Díaz. La familia Frisbie Vallejo se estableció en México. Tuvieron tres hijos y cuatro hijas, todos ellos se casaron y se quedaron residiendo en México.

Cuando California se independizó de Mexico, se arrendó el Rancho a un grupo de franceses, sin embargo una serie de problemas financieros y legales orillo a Vallejo a vender el rancho en 1857. Vallejo fue cooptado por el gobierno americano para ejercer influencia entre su gente para la asimilación de California como estado, su pago fue con una Senaduría en 1850, además de convertirse en constituyente.

Mariano Vallejo, último general mexicano en California, nació en Monterrey, Alta California, Nueva España en 1807, guió su vida por la conveniencia y murió en Sonoma, California, Estados Unidos en 1890.