La Junta Militar al mando de Leopoldo Galtieri, dirigió a su ejército a retomar un archipiélago que históricamente era considerado parte de Argentina, cientos de pibes menores de 20 años sin saberlo, combatirán no solo al gélido invierno sino a los soldados mejor entrenados del mundo.

La oposición a la Dictadura Militar se encontraba en una crisis política y económica, situación paralela a la del Reino Unido, que enfrentaba huelgas, incertidumbre financiera y un acotamiento de la Marina Real, debido a las negociaciones de desarme por la Guerra Fría.

El nacionalismo argentino necesitaba florecer en la unidad de la guerra, los planes militares eran invadir las Malvinas y obligar a Inglaterra a cederlas tras una dura negociación para intimidar a Chile al invadir las islas en disputa en el Beagle recuperando las islas Georgias, Sándwich del Sur y de todos los demás archipiélagos australes argentinos.

Las Malvinas permanecieron deshabitadas hasta el establecimiento de Port Louis en East Falkland por el capitán francés Louis Antoine de Bougainville, en 1766, Francia entregó las islas a España, que renombró la colonia francesa a Puerto Soledad al año siguiente, los ingleses se asentaron hacia 1774 y coexistieron con los españoles.

En medio de las invasiones británicas del Río de la Plata durante las Guerras Napoleónicas en Europa, el gobernador de las islas evacuó el archipiélago en 1806, la guarnición colonial restante de España hizo lo mismo en 1811, con la Independencia de Argentina; Gran Bretaña reclamó soberanía sobre las islas en 1833.

En 1979 el Partido Conservador tomaba el poder con la recién electa Margaret Thatcher, y dentro de sus primeras acciones en el marco internacional era poner fin a las disputas de soberanía sobre territorios en ultramar; se realizaron acuerdos para devolver Hong Kong a China en 1997 bajo el sistema de «un pais, dos sistemas».

Thatcher envió al Ministro de Relaciones Exteriores Nicholas Ridley a reunirse con representantes del gobierno argentino y se ofreció devolver las Islas Falklands en 100 años, durante la negociación los militares se negaron, pidiendo un año, los ingleses se levantaron de la mesa de negociación; esta era la segunda y última ocasión en la que se intentaría la conciliación por la soberanía de las islas.

El plan de recuperación de 1982 estaba planeado para el verano, sin embargo las circunstancias políticas obligaron al inicio de operaciones el 2 de abril cuando tropas argentinas desembarcaron en Soledad y tomaron la Casa de Gobierno expulsando al Gobernador Británico que se rindió inmediatamente, posteriormente las tropas tomaron Grytviken y Puerto Leith.

Falkland cambió su nombre por Malvinas, Tierra del Fuego y se izó la Bandera Argentina ese mismo dia, se cambió el sentido de la circulación, la moneda y el idioma de las radiocomunicaciones; Buenos Aires vivía un triunfalismo inusitado, en la Plaza de Mayo se vitoreaba a Galtieri y a la Junta Militar.

Galtieri sabía de las intenciones de Gran Bretaña de devolver las islas, por lo que el objetivo principal no era pelear contra los ingleses, sino entrar en una guerra con Chile; el plan era un efecto de triangulación en la que se desmoralizan a los chilenos, se reafirmaba el poder de la Junta Militar y se enaltece la unidad y el patriotismo entre los argentinos.

El plan original estaba bien elaborado, era llevar a los mejores soldados del país durante el verano, sin derramar sangre inglesa, favoreciendo la negociación para lograr una fácil rendición y así recuperar el archipiélago de Bagel en manos de Chile.

Los cambios políticos y la cercanía de un golpe de estado dio un cambio abrupto de planes para  atacar en abril; los mejores buques, aviones y soldados con más experiencia fueron replegados para la Guerra con Chile, la frontera fue sellada con militares de élite y se envió a recuperar las Malvinas a jóvenes inexpertos recién inscritos en el ejército.

Thatcher estalló en cólera y envió al ejército para retomar las islas, amenazó con bombardear nuclearmente Buenos Aires y exigió que el Gobierno de Francia que le entregara los códigos de desactivación de misiles rastreadores que había comprado Argentina,.

Zarparon hacia Argentina 30 barcos de guerra, un portaaviones, barcos auxiliares y 6000 soldados y marines; al llegar a las Malvinas declararon una zona de exclusión donde prohibieron la presencia de naves.

Galtieri envió a la zona de exclusión al Buque de Guerra General Belgrano, un barco viejo sin radares que fue facilmente hundido por un submarino británico, acabando con la vida de 273 argentinos.

Los soldados en Malvinas tenían un rencor muy grande por lo acontecido y se encendió su deseo de luchar con furia contra los ingleses. El plan del ejército argentino era atacar a los barcos ingleses desde el aire con misiles, muchas bajas sufrieron.

Los británicos desesperados y humillados por los certeros ataques argentinos de ataque y escape, enfocaron sus targets en el sabotaje de las defensas, por lo que la aviación argentina fue destruida sigilosamente en una noche. Una vez despejados los flancos 4000 soldados y marines entraron en Malvinas.

La Historia Militar demuestra lo ineficaz que es hacer la guerra durante el invierno, una desventaja que acabo con los planes de Napoleon y Hitler; lo mismo ocurrió con Galtieri, el invierno hizo que muchos soldados sufrieran las calamidades del frío, el margen de victoria se había disminuido.

Poco a poco fueron cayendo las posiciones argentinas, los pibes muertos de frío y miedo no contaban con la experiencia necesaria para responder a los sigilosos ataques nocturnos de los ingleses;  La Junta Militar por querer guardar sus mejores cartas para el siguiente juego, perdería el que tendría en turno.

El Gobernador Militar Mario Miranda se rindió con la toma de Stanley por los británicos el 14 de Junio: «No puedo pedir más a mis tropas, después de todo por lo que han pasado… no tenemos la capacidad para retirarnos a las alturas… no tenemos ninguna habitación, no tenemos medios, no tenemos apoyo…» dijo el Gobernador a Galitieri quien le exigía no rendirse.

Atacar en invierno era una gran desventaja, los pibes no tenían experiencia, armamento equiparable, ni entrenamiento, ni abrigos militares, sin embargo el 2 de Abril de 1982 un grupo de soldados inexpertos, unos pibes, expulsaron al gobernador con su ejército y arrebataron un territorio del imperio más poderoso del Siglo XIX.

Los ingleses ya habían sido expulsados por los coloniales del Río de la Plata en 1806; en 1982 unos pibes lograron algo que los ejércitos de Holanda, Francia y China nunca pudieron hacer. Argentina!!, Argentina!! se vitoreaba en Stanley y la bandera albiceleste, iluminó con su sol durante dos largos meses, las Islas Malvinas, Tierra del Fuego.