Los Olmecas son considerados la cultura madre de Mesoamérica y se cree que florecieron hacia  el año 1100 AC, sin embargo muy poca información se tiene de sus orígenes, el profesor de estudios chinos de la Texas Christian University, Mike Xu, afirma que los Olmecas provienen de la antigua China.

El investigador sugiere que la cultura Olmeca aparece en América pocos años después de la caída de la Dinastía Shang en China y que surgió hacia el año 1766 AC, según la información recabada en crónicas históricas, cuando los Zhou derrotaron a los Shang, el hijo del emperador condujo a 25 mil adeptos hacia el Océano Oriental.

Mike Xu, ha corroborado la existencia de un curso marítimo natural entre China y México, la llamada Corriente Negra,  donde los primeros Shang  pudieron llegado, la flota marina china era la más avanzada en aquella época.

Para comprobar su investigación, Mike Xu encontró que ciertos símbolos epiolmecas son idénticos a los usados en la dinastía Shang tales como “sol, montaña, artesano, agua, lluvia, sacrificio, salud, plantas, riqueza y tierra. La mayoría de los 146 caracteres usados por los Olmecas son exactamente los mismos a los usados en la escritura china primitiva.

Otro indicio es el hacha hallada en un sitio de ofrendas Olmeca de La Venta, Tabasco que contiene tallados los nombres de varios ancestros de los Shang y de los últimos doce emperadores que gobernaron desde su capital dinástica de Anyang de la última época Shang.

Las creencias y cultos olmecas se  lograron expandir entre los pueblos de la época prehispánica, existen evidencias de diversas prácticas religiosas que formaban parte de las costumbres de su civilización, y posteriormente pasaron a formar parte de otras culturas, por eso es la cultura madre.

Existe evidencia de que los olmecas hacían sacrificios humanos en rituales y cultos, generalmente de niños, los cuales eran entregados a los dioses, especialmente el Jaguar, pues se trataba de la deidad que más adoraban, varios académicos coinciden en afirmar que estos ritos, seguían los mismos patrones del culto al Dragón.

Paralelamente los arqueólogos tienen constancia de numerosos casos de rituales de sacrificios humanos en la antigua China, en la ciudad de Yin, capital de la Dinastia Shang, donde se estima llegaron a sacrificarse miles de personas, los antiguos chinos esclavizaban a sus víctimas antes de sacrificarlas. Los Shang decapitaban a sus víctimas y esa fue una de las razones de su fin.

Los sacrificios y ceremonias de los olmecas siguen los mismos patrones que los de la dinastía Shang; los signos tallados en tablas de jade olmecas y en huesos y en caparazones de tortugas en China son similares; los emblemas, tótems y jaguares tallados en jade de los olmecas siguen el mismo patrón de la dinastía Shang.

Existe otra teoría que sugiere que un grupo se separó de los olmecas y emigró a Sudamérica y se asentó en los Andes, donde se desarrolló la civilización Chavín, cuyo inicio puede ubicarse alrededor del año 1300 AC en el norte del Perú; aquí también se ofrecían sacrificios y se adoraba al jaguar.

Se han recuperado objetos que incluyen diferentes cabezas y estatuas humanas, así como cabezas de dragón y de jaguar talladas en piedra y sellos de la civilización antigua china.

Todas estas culturas se desarrollaron casi simultáneamente: los Olmecas en México, San Agustin, en Colombia,  Palo Alto, Chavin de Huántar, Sechín y Caral en Perú.

La Cultura San Agustín fue una civilización enigmática, un pueblo de escultores, que se desarrolló en Colombia.

Las tumbas olmecas y las de San Agustín son similares, los dignatarios esculpidos en esculturas monumentales cuentan con los mismos atributos, rostros que recuperan los colmillos y la actitud de los jaguares, labios gruesos, narices anchas y ojos rasgados.

Las tumbas de dignatarios tienen sarcófagos en forma de Reptiles y Dragones; los búhos se representaban como mensajeros del inframundo y también hay una escultura de un águila que devoraba una serpiente, lo que indica que el mítico origen de los aztecas, atribuido a Tlacaelel, pudo haber tenido su origen en una leyenda de siglos atrás.  

Los olmecas toman atributos de animales y sus rostros denotan la fusión con el Jaguar, en todo el continente americano fue el animal totémico por excelencia de las culturas originarias, desde México hasta Argentina y el tributo al mismo tiene similitudes claras con el culto al Dragón

Es imposible comprobar con los restos arqueológicos la teoría del origen chino de las civilizaciones americanas, sin embargo y a pesar de las múltiples similitudes encontradas en todos los pueblos a lo largo de la historia, no es difícil imaginar que la transmisión de mitos, información y cultura, así como la transmigración de personas a lo largo, ancho y por los continentes fue posible y ha sido demostrada muchas veces.

Actualmente se realizan estudios de ADN comparativo entre restos hallados entre los Chavín de Perú y los Shang de China, representando un reto muy grande para los científicos debido a la desnaturalización de las proteínas óseas con el paso de los siglos.