2786027-one-dollar-bill-back-detail

Los ciudadanos libres de las 13 colonias inglesas se llamaron a sí mismos americanos y adoptaron no sólo el apelativo de un continente, sino el legado español que venía de Roma, el peso duro o real de ocho, fue la moneda más importante del Imperio Español y del mundo en su época, pues podía encontrarse en prácticamente todos los puertos del mundo, desde Veracruz hasta Cantón.

El peso era la moneda de referencia  del comercio mundial y circulaba libremente en China. El duro español se acuñaba en la Casa de la moneda de México, su peso era consistente de 27 gramos de plata, procediendo esta de los yacimientos mexicanos de Zacatecas o Guanajuato, y de las minas de Potosí, en Bolivia.

La primera vez que vi una moneda romana fue en Somerset, Inglaterra y como el coleccionista de monedas que era de niño, me impactó mucho el parecido con las monedas actuales; y es que este axioma de la Historia se repite, pues los romanos, sucesores imperiales de los griegos, romanizaron a sus dioses y emperadores, idealizando el valor de sus monedas.

El Thaler, fue una moneda creada como substituto del Florín de oro, originaria del Tirol que es una región de los Alpes, entre Austria e Italia y fue tan popular su empleo durante el siglo XVI, estaban hechas de plata pura y se acuñaron en otros países como piezas similares.

Por la dificultad de las navegaciones, llegaban pocas libras esterlinas a las colonias, y era mucho más fácil surtirse de los cercanos y acreditados reales de a ocho acuñados en México, de modo que en las 13 colonias la moneda española hecha de plata mexicana circulaba normalmente, y era conocida primero como «spanish thaler», pasando después a «spanish daller», y más tarde a «spanish dollar».

Los ingleses de norteamérica utilizaron el nombre Dólar para referirse a las monedas columnarias españolas, el Peso español o pieza de ocho reales o dólar columnario, que fue de empleo común en las colonias británicas en América.

Con la Independencia de las 13 Colonias, el peso espanol era la moneda de américa y su influencia era tal, que el nuevo país lo equiparo con el valor de su moneda, decretando en el Acta de Acuñación de 1792 la paridad en cuanto a cantidad y calibre de ambas monedas.

La creación del dólar estadounidense puso fin al caos monetario de la joven república tras el fracaso rotundo de los «continentales», la paridad con el dólar carolino era una garantía ante el mundo de control y credibilidad, para ello harán uso no de la equivalencia en plata, sino del misticismo.

En el signo del dólar ($), la S es la abreviación del peso y las dos barras provienen, de las dos columnas de Hércules del escudo español, de hecho, cuando surgieron las primeras monedas acuñadas por Estados Unidos, se le llamó el «pillar-dollar» o dolar de los pilares.

En 1782 se realizó una junta de masonería a la que asistieron los padres fundadores (Franklin, Jefferson y Adams) y se decidió que el símbolo de un ojo sobre una pirámide truncada con 13 escalones, fuera parte del Gran Sello de los Estados Unidos; a esta imagen le acompañó la rúbrica en latín «Annuit Coeptis«, que se traduce como  «Aprueba nuestra misión«, y abajo dice Novus Ordo seclorum, una frase adaptada del poeta romano Virgilio, y que significa literalmente el «El nuevo orden de los siglos«.

El Ojo de la Providencia dentro de un triángulo, es un símbolo utilizado por el cristianismo a lo largo de la historia y guarda relación con el Ojo de Horus, dios egipcio, asimilado por los romanos, es un símbolo solar de protección que también es considerado místico dentro de la masonería, como el tercer ojo que ve más allá.

En la otra parte del sello aparece un águila con una rama de olivo y 13 flechas, repitiendo los 13 escalones de la pirámide, esto es porque las sociedades secretas han usado la numerología desde tiempo inmemorial.

En la base de la pirámide están grabados los números romanos MDCCLXXVI (1776), la fecha de la independencia de Estados Unidos de Gran Bretaña y el uso de la frase «In God We Trust«, representa la confianza que tienen en la ayuda de Dios.

Las monedas emulaban pues, el valor del peso fuerte del Imperio Espanol, romanizaban a los americanos, fundadores de la nueva nación, que se laurean como dioses griegos y sellaban consigo su destino en el misticismo de la masonería, la numerología y el cristianismo.

El valor que los americanos le dieron a su Dólar, desde la fundación de su país les permitió aventurarse a compras inauditas, siendo un hecho insólito en la historia de la economía mundial. El expansionismo estadounidense por compra de tierras, no fue hecho con pagos en efectivo, sino en créditos a largo plazo.

A continuación se menciona las compras a crédito hechas por el gobierno americano desde la emisión de su acta de acuñación en 1792.

1803: 15 millones de dólares al Imperio de Napoleon por Louisiana
1848: 15 millones de dólares a México como indemnización por la Guerra
1854: 10 millones de dólares a México por La Mesilla
1867: 7.2 millones de dólares a Rusia por Alaska
1898: 20 millones de dólares a España como indemnización por la Guerra
1917: 25 millones de dólares a Dinamarca por las Islas Vírgenes

A finales de la Segunda Guerra Mundial, era necesaria una moneda que reemplazará a la mermada Libra Esterlina, para ello se realizó la conferencia monetaria de los miembros de la naciente ONU en Bretton Woods, Nueva Hampshire, en el Hotel Mount Washington, donde se acordó el nuevo orden económico mundial.

Nacieron de esta forma el FMI, quien garantizará el tipo de cambio del dólar equiparado con el valor del oro y el Banco Mundial, organismo que daría créditos a los países exclusivamente en dólares, el primer préstamo fue hecho a Francia.

Uno de los acuerdos era que el valor dólar estaba respaldado con su valor el oro, sin embargo, esto terminó en 1971 cuando Richard Nixon anunció la suspensión del patrón de convertibilidad, por la reticencia de Francia, que debía su reconstrucción al BM y quería deshacerse de sus reservas en dólares para obtener el oro prometido.

La unica garantia que posee el dólar ante la emisión desquiciada de la Reserva Federal, (que es un banco privado ajeno al gobierno estadounidense y a quien este le debe dinero), es que las transacciones petroleras se realizan en dólares, esto derivado de los pactos de 1940 donde Arabia Saudita obtendrá protección militar a cambio de petroleo.

El nuevo orden mundial se estableció con la libre flotación del dólar desde los setentas, durante el Siglo XX una balanza pendular de fuerzas entre nuevos agentes económicos, como el Euro y el renacimiento de la Libra Esterlina y el Yuan, ponen en jaque la economía mundial, que puede colapsar en cualquier momento con la caída de una moneda, respaldada en el crédito, el misticismo y la esperanza de obtener réditos para quienes la posean.