REVO

El gran obstáculo para la modernidad de México y que enfrentó el gobierno de Porfirio Díaz, fue la modernización de la gran masa de población rural, inmóvil e inamovible, sumergida en la ignorancia, la tradición y la superstición.

El Darwinismo Social, que era la teoría racial que consideraba a los europeos más inteligentes y evolucionados, por tanto desde finales del Siglo XVIII los Estados Unidos habían fomentado la migración de estos individuos y le imitaron las nuevas naciones de Sudamérica.

México busco sin mucho éxito la repoblación de los territorios del norte con europeos para volverlos productivos, sin embargo durante el Porfiriato se replanteo el nacionalismo mexicano desterrando el pasado colonial, legitimando el pasado prehispánico, ficticio en gran medida, en especial el de los mexicas, para crear la identidad nacional.

La modernización mexicana se concentró en el beneficio, la ciencia y el progreso a través de las inversiones extranjeras y la filosofía de Augusto Comte, el positivismo. El grupo llamado de «Los Científicos», dedicó todas sus energías a esos objetivos.

Porfirio Díaz era un nacionalista y siempre tuvo mucha cautela en su relación con los Estados Unidos y es que él fue testigo desde muy joven de la injusta guerra en la que se perdió la mitad del territorio y veía con recelo el progreso que buscaba imitar, guardando distancia y alabando en público, pero en privado les desconfiaba, lo que le llevó a asociarse con su enemigo histórico.

No puede negarse el desarrollo economico de Mexico durante el gobierno de Porfirio Diaz, que era el jefe indiscutido y dominador político del país desde 1870, sin embargo la prosperidad material y las contradicciones del régimen, enfrentó a dos grupos económicos dominantes: los estadounidenses y los ingleses.

Los Estados Unidos no veían con buenos ojos el progreso y la independencia económica de los capitales americanos de México en favor de los ingleses, ya no le veían como una «dependencia americana», y se planteó una intervención militar, pero el país era demasiado grande para ser invadido.

Standard Oil estaba interesada en los ricos yacimientos de Veracruz descubiertos por Pearson & Co. e irritada busco contribuir a la caída de Díaz a toda costa, por lo que planeo desde sus cuarteles en Nueva York el derrocamiento y la insurrección mexicana con financiamiento del petróleo y apoyo de la industria armamentística, que también se favoreció, en especial la Colt Manufacturing Company.

La Pax Porfiriana permitió que el ejército se atrofiara, Díaz quien había sido golpista, siempre temió que un golpe de estado era más peligroso que una insurrección popular y su ejército, debilitado bajo este propósito y ante la avanzada edad del otrora glorioso militar, no se pudo sofocar el levantamiento armado de 1910.

Las causas para que afrontara este problema, fueron precisamente parte de la causa del éxito económico del régimen, que apoyó a toda costa el status quo en favor de los terratenientes y los hacendados, porque el desarrollo general se debía en gran parte al incremento del tendido férreo y eran necesarios centros de producción para costear la inversión, así como financiar la distribución y transporte de los bienes de consumo que necesitaba el país.

Las aldeas libres del centro y del sur que habían mantenido su identidad durante el dominio espanol, se vieron afectadas con la pérdida de sus tierras durante una década, las inconformidades del pueblo encontraron voz en Emiliano Zapata.

La segunda zona rebelde estaba en el norte del país, con la derrota de los apaches en 1885 y la guerra sin cuartel a los yaquis, se vivía una simbiosis con los estados del sur de los Estados Unidos y muchos indígenas estaban resentidos, de igual medida por la pérdida de sus tierras, encontrando voz en Francisco Villa.

Los Estados Unidos buscaron sin encontrarlo entre los generales y políticos rivales a alguien que fuera lo bastante manipulable y corrupto y a su vez fuera capaz de mantener un régimen estable, ese era el plan original del imperialismo militante, encontrando en Francisco Madero, uno de los terratenientes y hombres más ricos de México, su candidato al puesto de títere.

La convulsión social que vivió México hasta la década de 1930, la revolución mexicana surgió de forma directa de las contradicciones existentes en el seno del mundo imperialista y fue la primera de las grandes revoluciones en el mundo colonial y dependiente y en la que la masa de los trabajadores jugó un papel protagonista.

Los ideales de los mexicanos tomaron forma a finales de la misma, el Imperio Americano pudo subyugar a los gobiernos subsecuentes con la creación y apoyo absoluto de un partido único de estado que copió fielmente el nacionalismo porfirista, al que llamó revolucionario y reinventó un país convulso, un país que desde Díaz, no ha encontrado la paz hasta nuestros días.