destino

La base fundacional de los Estados Unidos se debe primeramente a dos grupos de inmigrantes ingleses: los peregrinos y los puritanos. Los peregrinos eran separatistas de la Iglesia de Inglaterra y los puritanos no lo eran, más creían que la suya era la única iglesia verdadera y siempre permanecieron leales a Inglaterra, querían que el culto y la práctica de «Nueva Inglaterra» serían un ejemplo para la Vieja Inglaterra y el mundo.

Los peregrinos eran pocos en número, 102 y navegaron a través del Atlántico en el Mayflower. Alrededor de la mitad murió en el primer invierno. Los puritanos vinieron por miles, de hecho, cuarenta o cincuenta mil llegaron eventualmente. En 1776, el 75% de la población estadounidense era de raíces puritanas.

Los peregrinos llegaron antes en 1620 y los puritanos llegaron más tarde en 1629 a 1630.
Los peregrinos en su mayor parte eran pobres. No todos en el Mayflower vinieron por razones religiosas, algunos vinieron buscando mejores oportunidades económicas en el Nuevo Mundo. Los puritanos eran principalmente de clase media alta.

Muchos de los peregrinos eran analfabetas, mientras que los puritanos típicamente no lo eran. Más de 100 de los primeros puritanos que llegaron a Estados Unidos estaban educados en Oxford o Cambridge. A 6 años de su llegada, los puritanos fundaron la primera universidad, Harvard, en Cambridge (Boston).

Los peregrinos se establecieron en Plymouth, mientras que los puritanos se establecieron en Salem y Boston. En última instancia ambas colonias se unieron para formar Massachusetts luego de que los puritanos revocaran su estatuto en 1689.

El pensamiento de los puritanos quedó arraigado en la consciencia de los estadounidenses, al considerarse el pueblo elegido de Dios para llevar su palabra al mundo. En 1603 John Cotton, ministro puritano, afirmó lo siguiente:

«Ninguna nación tiene el derecho de expulsar a otra, sino es por un designio especial del cielo como el que tuvieron los israelitas, a menos que los nativos obraran injustamente con ella, en este caso tendrán derecho a librar legalmente una guerra con ellos y someterlos»

Roma, Maryland, era el nombre original de una comunidad dentro del Condado de Prince George, que eventualmente se convertiría en Washington, Distrito de Columbia, la capital del naciente país, este fue el nombre original de la comunidad de Capitol Hill, sobre el cual se asentaria el Capitolio de los Estados Unidos.

Los edificios de la nueva capital fueron construidos a semejanza de los romanos, el Senado adoptó como símbolo el Águila Romana y las Fascias romanas. George Washington imagino la nueva Roma en Maryland y en más de una vez se pensó que el caído Imperio Romano, renaceria en los Estados Unidos de América.

En 1663, la propiedad que se convertiría en el sitio del Capitolio fue inscrita en los registros de propiedad de Maryland como Roma, su dueño, era un hombre llamado Francis Pope (Francisco Papa) y en el límite sur de esta propiedad estaba flanqueado por un río llamado igual al que atraviesa Roma, el Tiber.

La comunidad de Roma formaba parte del terreno de diez millas cuadradas que se convertiría en la capital estadounidense Washington, DC, y su propietario, Daniel Carroll, transfirió la comunidad al gobierno federal después de una enmienda a la Constitución que dictaba la construcción de la nueva capital de Estados Unidos.

Daniel Carroll fue el presidente de una comisión de tres hombres designada por el presidente George Washington para encontrar un lugar adecuado para la ciudad capital. Firmante de la Declaración de Independencia, Daniel Carroll fue un católico romano educado por jesuitas en Maryland y Francia. Su hermano John Carroll se convirtió en el primer obispo católico en Estados Unidos, presidiendo la Sede de Baltimore, que incluía a Washington, y el fundador John Carroll también fundó la Universidad de Georgetown.

Los Estados Unidos se fundaron en medio de la ideología de libertad e igualdad del siglo de las luces, con bases puritanas y el pragmatismo de las leyes inglesas. En 1845 John O’Sullivan escribiría un ensayo titulado «Anexión en la Revisión Democrática» en el que usó por primera vez la frase Destino Manifiesto.

También abordó la disputa fronteriza con Gran Bretaña argumentando Estados Unidos tenía el derecho de reclamar «todo Oregon», además instó al gobierno de los Estados Unidos a anexar la República de Texas no solo porque Texas deseaba esto, sino porque era «nuestro destino manifiesto expandir el continente asignado por Providencia para el desarrollo libre de nuestra gente que se multiplica por millones»

«…Y esa afirmación se debe al derecho de nuestro Destino Manifiesto a extendernos y poseer todo el continente que la Providencia nos ha otorgado para el desarrollo del gran experimento de libertad y gobierno autónomo que nos ha sido confiado.»

Los Estados Unidos habían asegurado la Compra de Louisiana a Napoleon Bonaparte en 1803, años más tarde el presidente Polk ahora veía como el Destino Manifiesto de los americanos obtener acceso al océano pacífico con la anexión a toda costa de Tejas, Nuevo México y las Californias, los actuales estados de Texas, Nuevo México, Arizona, California, Nevada, Utah y Colorado.

La independencia de Texas, es proclamada gracias a un grupo de aventureros y especuladores de tierras que se había establecido tiempo atrás en Nueva España con la previa autorización de la corona española, para poblar y hacer productivas las desérticas tierras, pronto estos ciudadanos americanos vieron esas tierras como suyas ante las facilidades otorgadas por España, proclamando más tarde la independencia de ese territorio con el apoyo absoluto de los Estados Unidos.

El 2 de febrero de 1848, se firmó un Tratado de Paz, Amistad, Límites y Asentamiento en Guadalupe Hidalgo, que puso fin a la guerra entre México y Estados Unidos. Si bien la guerra fue aparentemente para asegurar el límite del estado recientemente anexado de Texas, quedó claro desde el principio que el objetivo de los Estados Unidos era la expansión territorial.  México se vio obligado a ceder Alta California, Nuevo México y partes del norte de los estados de Sonora, Coahuila y Tamaulipas.

La expansión hacia el Océano Pacífico de 13 colonias separadas del continente por una cadena montañosa es gracias a la creencia de ser el pueblo elegido y llevarían más tarde su Destino Manifiesto hacia otras partes del mundo, dando origen al Imperio Americano que tuvo su auge en el Siglo XX, teniendo su cénit económico a finales de la Segunda Guerra Mundial y político con la extinción de la Unión Soviética.