salinas

Carlos Salinas enfrentó la crisis económica con la venta de los activos del estado, para supuestamente devolver al pueblo los recursos obtenidos…

A finales de los ochenta muchos países habían evolucionado al neoliberalismo para convertirse en economías mixtas, países con Gobiernos socialistas como Francia y Europa del Este siguieron la tendencia de la globalización, asumida en casi todo el mundo a partir de 1989, que representaba un camino seguro de libertad, progreso y paz, era el preludio del capital especulativo.

A finales de 1987 la Bolsa de Valores de Nueva York registró la pérdida mas grande de sus historia en un solo dia y en 1988 México celebraba las elecciones más competidas en sus historia reciente, la falta de aceptación de la ciudadanía causó un malestar derivado en parte de la crisis financiera del 87 y la devaluación del gobierno populista de López Portillo

El sueño soviético se venía desvaneciendo por no poder cubrir las necesidades de las masas y por su gasto militar excesivo. La caida de la Union Sovietica significó la consolidación del neoliberalismo económico, las otrora empresas estatales fueron privatizadas y los dirigentes del partido comunista se convirtieron en los nuevos accionistas capitalistas del nuevo estado. Los Estados Unidos emergieron entonces como una potencia sin rival; la bonanza americana en la década de los noventa, contagio al mundo de paz y optimismo

En el México de los ochentas la inflación y el estancamiento económico trajo una situación de emergencia, habia subido la gasolina, el pan, la electricidad, la tortilla, el pan y el azúcar; el estado perdio legitimidad, las instituciones se debilitaron, las alianzas del PRI y las instituciones populares se fragmentaron. El número de pobres aumentó de 11 millones a 14.9 millones.

El PRI necesitaba conservar su hegemonía entre las clases populares, por lo que estado mexicano necesitaba financiar el desarrollo social para reconstruir los clientelismos oficiales, por lo que el gobierno salinista creó el Programa Nacional de Solidaridad diseñado para enfrentar la pobreza mediante la participación organizada de las comunidades, el objetivo era dar mayor poder de acción y decisión a la ciudadanía.

El objetivo de las privatizaciones y del neoliberalismo, era reestructurar el papel del Estado en la economía, reducir el tamaño y las funciones del gobierno, Carlos Salinas enfrentó la crisis económica con la venta de los activos del estado, para supuestamente devolver al pueblo los recursos obtenidos, el proyecto nacionalista estaba en crisis, se tomó la decisión de replegar al Estado en su margen de maniobra de actor a simple regulador.

El gobierno salinista decidió privatizar casi mil empresas paraestatales, la privatización de compañías públicas, tanto por la venta de empresas estratégicas para la economía nacional como por el número de entidades desincorporadas: las 618 empresas paraestatales existentes a inicios del sexenio de Salinas, (1988-1994) decrecieron a 210. Se privatizaron gran parte de las empresas estatales porque se pensaba que serían más eficientes e impulsarían el crecimiento del país.

TELMEX era la segunda fuente de ingresos del gobierno, después de Petróleos Mexicanos y constituía uno de los activos más importantes del gobierno y en consecuencia, los ingresos derivados de la venta suministrarían recursos para sanear las finanzas públicas en ese momento, Telefonos de Mexico fue vendida en un precio inferior al valor de mercado a Carlos Slim Helú, quien también se beneficio de otras privatizaciones, muchos medios lo acusaron de ser prestanombres de Salinas.

Para 1990 el Estado mexicano controlaba la propiedad de las 18 entidades bancarias, de ellas Banamex que tenia 25,4% de la actividad financiera mexicana, Bancomer el 23,14%, Serfin el 12,9%, Comermex el 6,9% y Somex el 5,1%.

El Tratado de Libre Comercio también obligaba a México a desprenderse de la Banca, que había sido expropiada recientemente durante el gobierno de López Portillo, el proceso de venta de los 18 bancos se llevó a cabo de junio de 1991 a julio de 1992, en una maniobra política disfrazada de económica orquestada por Pedro Aspe, cuyos principales benefactores fueron Alfredo Harp Helú, primo de Carlos Slim y Roberto Hernández.

En Agosto de 1993 se privatizó IMEVISION (Instituto Mexicano de la Televisión) mediante una licitación, los canales del estado fueron adquiridos por el primo del presidente, Ricardo Salinas Pliego para convertirse en lo que hoy es TV Azteca, parte de Grupo Salinas.