sta
APUNTES DE HISTORIA ECONÓMICA XII
LOS PLANES QUINQUENALES DE LA UNIÓN SOVIÉTICA

PLAN SEGUNDO (1933-1937)

OBJETIVOS:
1.- Alcanzar la mecanización de todos los procesos de trabajo pesados
1.- Suministrar electricidad a todas las ramas de la economía para asegurar el buen desempeño de la industria química, ligera y de la alimentación
2.- Alcanzar la mecanización de todos los procesos de trabajo pesados, incluyendo la agricultura, para lograr las metas de producción.
3.- Superar los rezagos: ferroviario e industrial (siderurgia, metalurgia y petrolera) para fomentar el ciclo virtuoso de la producción acelerada.

EL DESARROLLO FORZADO Y LA RECONSTRUCCIÓN DE LA ECONOMÍA:
El segundo plan quinquenal buscaba elevar la producción de energía eléctrica, la ingeniería y el acero. En la URSS no faltaba trabajo, irónico ya que en ese periodo fue cuando hicieron mella en todo el mundo la gran depresión y el desempleo derivado de la crisis de 1929
Al consolidarse la propiedad del estado sobre las tierras, los campesinos «voluntariamente» tenían ya objetivos de producción, a menudo se trataba de cantidades que no podían producir y por esa situación eran enviados funcionarios del partido para inspeccionar su cultivos, realizar ajustes y confiscar cosechas.
El Segundo Plan se cumplió con antelación logrando un incremento del 120% de la producción industrial. La fabricación de acero creció en el 200%, la generación eléctrica en un 170%, la producción de tornos en el 150% y la de calzado en el 110%. Estas cifran presentaban gran contraste sobre lo que aconteció por aquel tiempo a la economía de países occidentales.
La fabricación de acero creció en el 200%, la generación eléctrica en un 170%, la producción de tornos en el 150% y la de calzado en el 110%, del quinto lugar que ocupaba en el mundo en 1929 por el volumen de su producción industrial, la URSS ascendió al primer puesto en Europa y el segundo en el mundo, superado por los Estados Unidos de Norteamérica, en cuyo territorio no se había librado guerra alguna. Todas las ramas de la industria progresaron, pero el sentido de la industrialización se orientaba en la producción de equipos que superaba ampliamente la de artículos de consumo, ya que sólo la industria pesada podria considerar un solido respaldo de una economía independiente.
Stalin percibió con acierto que, dada la incertidumbre de la situación internacional, se requería urgentemente la creación de la industria pesada como base de un ejército moderno. Acertó al suponer que no disponía de muchos años para ejecutar esa tarea. El modo de ejecución no fue, ni mucho menos, el más eficaz. Algunos actos de Stalin por grotescos e inhumanos que hayan sido, de todos modos admitieron una explicación racional. Si estaba convencido de que sólo él podía dirigir a su país en el enfrentamiento con los peligros internos y externos, era lógico que dedujera de eso la necesidad de eliminar a los posibles rivales.